:)

NFL

Sean Lee: Sus lesiones fueron proporcionales a su entrega y corazón

Published

on

Sean Lee comenzó a llamar la atención de los reclutas de la NFL en el Alamo Bowl de 2007 cuando fue nombrado MVP Defensivo.

Sin embargo, un año después comenzó a ser una “apuesta” arriesgada tras comenzar a sufrir lesiones importantes, aún en su etapa con la Universidad de Penn State.

En abril de 2008 Lee se rompió el ligamento anterior cruzado derecho y en el 2009 se rompió parcialmente el ligamento anterior cruzado izquierdo. Su durabilidad en la NFL estaba en duda, menos para dos personas: Jerry Jones y Jason Garrett.

En el Draft del 2010 los Cowboys decidieron usar su selección de segunda ronda en el egresado de Penn State, no les preocuparon las lesiones que afectaron de manera importante los últimos años en su etapa colegial.

El inicio fue adverso a lo que esperaban Jones y Garret, pero cercano a lo que la medicina indicaba.

Se perdió dos juegos como novato en 2010 con una lesión en el tendón de la corva y un juego en 2011 con una muñeca dislocada, jugando la mayor parte de esa temporada con un yeso. La cirugía en el dedo del pie lo obligó a perderse 10 juegos en 2012.

Pero por segunda ocasión, los altos mandos de los Cowboys decidieron apostar y en grande por Lee.

En el 2014 firmaron una extensión de contrato por un valor de hasta $ 51 millones de dólares. Incluía un bono por firmar de $ 10 millones. El valor base del trato era de 42 millones y Lee podría haber ganado hasta 9 millones más si hubiera jugado en al menos el 80 por ciento de las jugadas.

Ese mismo año, en los campos de entrenamiento previo a la temporada regular, Lee se desgarró el ligamento cruzado anterior y sufrió un leve desgarro en el menisco, lesiones que lo marginaron de toda la temporada y que generó la revisión del caso del Sindicato de jugadores dada su gravedad y que se dio en prácticas sin contacto.

Regresó en el 2015 a gran nivel para jugar 14 de los 16 partidos y un año después estar en 15 duelos. Sin embargo, para el 2017 de nuevo las lesiones comenzaron a afectarlo por lo que sólo puedo estar en 11 partidos, y con todo y ello, por tercer año consecutivo sumó más de 100 tackleadas, cuarta vez en su carrera profesional.

Para el 2018 de nuevo una lesión en el tendón de la corva lo marginó para que sumara apenas 7 juegos en la temporada.

En el 2019 volvió a ser un gran año para Lee, participando en 16 duelos, pero como fue toda su carrera, un año después las lesiones reaparecieron y acabaron con todo. La necesidad de operarse una hernia lo dejó fuera las primeras seis semanas de la temporada.

Al final, en sus 10 temporadas con los Cowboys, Sean Lee deja más cosas positivas que negativas, gracias a la entrega que muchos entrenadores buscan en un jugador, tal y como lo definió en su momento Jason Garrett.

“Realmente hace todo lo posible para prepararse, para jugar. Desafortunadamente, tuvo que lidiar con algunas de esas cosas, pero es tan duro mentalmente como nadie con el que he estado. Independientemente de las circunstancias, siempre pone su mejor cara hacia adelante y se esfuerza por ser el mejor”.

Seguir Leyendo
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.