:)

NFL

No fue un domingo cualquiera en DC

Published

on

NO fue un domingo cualquiera

Texto: Alejandro Piña Godoy

El domingo Washington DC amaneció nublado. Han pasado 21 años desde los ataques terroristas del 11 de septiembre y la vida en la capital de Estados Unidos ha cambiado. El humo del cannabis legal envuelve con un ligero perfume la mayor parte de la ciudad, el movimiento “Black Lives Matter” tiene su propia plaza, Donald Trump ya no está en la Casa Blanca y los Redskins ahora se llaman  “Commanders”. El mundo ha cambiado y con él Washington DC.

Pero lo que no ha cambiado por más de 100 años, es el inicio de una nueva temporada de la NFL. Ese primer gran domingo que todos los aficionados esperan. En DC el FedEX Field estaba listo con fuegos artificiales para arrancar una temporada más de la NFL. 

No fue un domingo cualquiera, los Commanders se presentaban oficialmente con su nuevo nombre en un juego de temporada. Fue durante el verano del 2020 que dejaron de llamarse Pieles Rojas (Redskins), debido a la gran presión social por las protestas masivas tras el asesinato de George Floyd.

Todas las miradas en un sólo hombre, quien también se presentaba en su primer juego de temporada con los Commanders: Carson Wentz. El nuevo quarterback del equipo capitalino llegó a Washington en marzo pasado, proveniente de los Colts y respaldado como el mejor gallo que pudo conseguir el coach Ron Rivera.

Del otro lado de la cancha se encontrarían con el nuevo entrenador de los Jaguares de Jacksonville, Doug Pederson, viejo conocido de Wentz y con quién ganara el Super Bowl LII. Aunque ahora para Pederson su novato sensación y flamante primera selección global del draft 2022 es Travon Walker, ala defensiva de la Universidad de Georgia. No fue un domingo cualquiera.

A la Carson Wentz

La marea roja del FedEX Field lució a un 70% de su capacidad; los Jaguares no eran el equipo más atractivo para iniciar una campaña y desde las alturas era inevitable no observar los asientos vacíos que hacían resaltar los escasos jerseys verde-azulado de los aficionados visitantes. 

Para los Commanders fue todo gozo en el primer cuarto, Wentz salió fino y recargado de nuevos aires. En sus dos primeras series sólo falló 4 pases y completó 11; dos de ellos que sirvieron para anotación, una del receptor Curtis Samuel y otra para el novato, Jahan Dotson, selección 16 global por parte de los Commanders y que no tardó ni medio partido en dejar su primera huella en la NFL. 

Los Jaguares tuvieron una primera mitad para el olvido, Trevor Lawrence sigue sin verse como aquella superestrella del colegial y Jacksonville pinta nuevamente para pelear por la primera selección global del draft 2023. Ante la seguridad mostrada por el arranque de los Commanders algunos aficionados prefirieron ir a los pasillos en busca de una cerveza, la más barata cuesta 16 dólares, y otros fumaban cannabis en “porro” o en pluma electrónica. No fue un domingo cualquiera.  

El cielo se abrió durante el entretiempo y por un par de minutos se asomó el sol sobre todo Washington DC, sin embargo no duró mucho para que se volviera a nublar. Travon Walker salió del vestidor al tercer cuarto listo para ofrecer una nueva cara de los Jaguares y en la primera serie ofensiva de los Commanders se dijo a sí mismo “¡Bienvenido a la NFL!” al lograr su primera captura de quarterback. 

Jacksonville siguió haciendo su partido hasta que tomó el control de la situación con 12 puntos sin respuesta. Y el estadio que comenzó como una fiesta hasta el tope de bullicio, se quedaba poco a poco sin decibeles. Faltaba lo peor…Carson Wentz era interceptado por el novato Travon Walker y justificaba a todas luces desde la jornada 1, porque fue la primera selección global del draft en abril pasado. 

Para los Commanders y Carson Wentz fue como un balde de agua fría, las voces en el estadio empezaban a preguntar y a cuestionar si realmente era el QB que el equipo necesitaba para poder ganar la división este. El corredor James Robinson anotaba por segunda ocasión y los Jaguares se adelantaban con 19 puntos sin respuesta. No era un domingo cualquiera, así que todavía faltaba el mejor drama del último cuarto. 

Wentz se fajó los pantalones y salió a su siguiente serie ofensiva como si no hubiera pasado nada; a menos de 2 minutos de casi entregar el partido, lanzó una bomba de 49 yardas para que Terry McLaurin acercara los números y pusiera nuevamente a los Commanders en la pelea. El FedEX Field se volvió a encender, la marea roja no dejaría que sus Commanders se fueran con la derrota en su primer juego con nombre oficial de local.

En los últimos dos minutos Carson Wentz tuvo oportunidad de redimirse y esta vez no falló. En una conexión de 24 yardas, nuevamente con su novato Jahan Dotson, el ex águila de Filadelfia lanzó su cuarto pase de anotación de la tarde para desatar el júbilo del FedEX Field; experiencia y juventud se mezclaron para dar el golpe final a unos Jaguares de Jacksonville que no se cansaron de luchar hasta el final. 

Los Washington Commanders obtuvieron la primera victoria de su cortísima historia y así debía ser, viviendo con lo mejor y lo peor de Carson Wentz. Así lo quiso el destino para Dotson y Walker, los nuevos novatos sensación. El 11 de septiembre continuó nublado, sin embargo no fue un domingo cualquiera en Washington DC.

Seguir Leyendo
Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.